martes, 20 de marzo de 2012

POÉTICA

La arquitectura poética, como fin, es fútil. La poesía emana naturalmente de las cosas bien hechas. Tan natural como el cactus magnífico, que en medio de la aridez más extrema se eleva hacia el firmamento reproduciéndose a sí mismo.