viernes, 28 de marzo de 2014

DEL CONFLICTO A LA OPORTUNIDAD: MERCADO DE SANTA ANITA Y LINEA 2 DEL TREN.

El conflicto actual surgido entre el MTC y la MML por la adjudicación de 10.9 hectáreas del Mercado Mayorista de Santa Anita, tal como lo presenta la prensa, plantea una sola disyuntiva: ¿se debe usar este terreno para la ampliación del mercado (cámaras de frío, lavado y empaque) o para un patio taller de trenes de la línea 2 de metro que unirá a Lima y Callao?


Fuente: Diario El Comercio, Lunes 24 de Marzo del 2014

Sin embargo, (operando con lógica urbanística) nos olvidamos de que existe un concepto que tantos años de práctica de zonificación desfasada, que no permite que se desarrollen actividades diferentes en un mismo lugar, no nos deja usar al máximo de sus potencialidades contemporáneas: el USO MIXTO de un lote.

¿Qué significa esto? Simple, que tanto la ampliación del mercado mayorista como el patio taller de trenes de la línea 2 pueden convivir en un mismo espacio, sin problemas, ubicándolos en diferentes niveles para ahorrar terreno. 

Ampliación de Mercado con frigorífico, zonas de lavado, empaque, restaurantes y hasta más puestos ARRIBA en un segundo nivel; Patio taller del tren ABAJO en un primer nivel. Estos quedarían unidos con rampas cómodas que permitan la circulación de un nivel a otro para los productos y consumidores, tal como las existentes en el Mercado Central.


Propuesta esquemática de relación entre el mercado, su ampliación y frigorífico; y el patio taller de trenes.

Un diseño más elaborado de esta propuesta esquemática puede ser definido mediante un CONCURSO ARQUITECTÓNICO PÚBLICO que brindaría la mejor solución a este proyecto urbano híbrido, mezclando dinámicas y usos distintos en un mismo lugar de la manera más sostenible y eficiente.

Solución salomónica que convertiría un conflicto en oportunidad.


Corte esquemático de la propuesta

domingo, 23 de marzo de 2014

PARQUE ZONAL EN EL GOLF DE SAN ISIDRO, LIMA

El crecimiento eficiente de nuestras ciudades no solo implica una relación de equilibrio entre su expansión y densificación, sino también la conversión del uso de ciertos espacios que permitan conservar las mismas oportunidades de desarrollo humano dentro de su territorio. Naturalmente, esto implica también la adquisición de ciertos predios privados que por su ubicación favorecerían al bien común de la ciudad de construirse infraestructura pública en ellos o al convertirlos en espacios públicos abiertos.

El caso del Golf de San Isidro es uno de ellos. Considerado tanto por el PLANDEMET 1967-80 como por el PLANDEMET 1990-2010 como Parque Metropolitano de la ciudad de Lima, la vocación pública que este terreno ocupado actualmente por el Lima Golf Club podría tener, es notoria.


Plan de Desarrollo Metropolitano Lima-Callao 1967-80, Oficina Nacional de Planeamiento y Urbanismo


Plan de Desarrollo Metropolitano de Lima-Callao 1990-2010, Municipalidad de Lima Metropolitana


Ubicado en una zona del distrito de San Isidro en la que el precio del metro cuadrado de suelo alcanza los US$ 4000 (Ver: http://elcomercio.pe/economia/peru/oferta-viviendas-lima-varia-entre-us15000-us28-millones-noticia-1342451), este lote presenta condiciones inmejorables para operar como infraestructura verde para la ciudad:

1. Su tamaño y vegetación existente.

Tamaño del lote

2. El proceso de densificación a sus alrededores que ha resultado en la proliferación de edificios de departamentos en altura en casi todo su perímetro, al cual la apertura de un parque metropolitano incrementaría aún más su valor en todo sentido.

Alrededores del Lima Golf Club

3. El potencial de articular una serie de espacios verdes, patrimoniales, culturales, deportivos y paisajísticos como el futuro Centro de Convenciones en el ex Cuartel San Martín, las diferentes huacas y parques y hasta la Costa Verde. Todo ello podría formar parte de un mismo circuito de recreación al alcance de la ciudadanía que permitiría integrar diferentes porciones de la urbe.

El Golf de San Isidro como parte de una red de espacios públicos 

Actualmente, este lugar constituye una barrera para la integración de las zonas norte y sur al encontrarse completamente cercado, reduciendo el tránsito peatonal a una angosta vereda que no ofrece mucha seguridad a los caminantes y corredores.

Conformación del perímetro del lote

Es bastante conocido el hecho de que Lima ha visto privatizados, reducidos, enrejados o concesionados en los últimos veinte años una gran cantidad de plazas y parques metropolitanos de anterior acceso público, como el otrora Parque de la Reserva hoy convertido en el nefasto Circuito Mágico del Agua, además del bajo índice de área verde de nuestra ciudad (2.98 m2/habitante cuando ciudades con mayor calidad de vida establecen un mínimo de 15 m2/habitante).
Esto sin contar el dato de la Superintendencia Nacional de Bienes del Estado, que muestra que existen 52 playas en Lima en las que el acceso al mar está restringido (Ver: http://www.larepublica.pe/16-02-2014/ancon-apartheid-sobre-la-arena) o el caso puntual de la Urb. Los Alamos de Monterrico donde los vecinos construyeron piscinas y parrillas en un parque público (Ver: http://peru.com/2012/03/23/actualidad/nacionales/surco-vecinos-alamos-construyen-piscinas-y-parrilladas-parque-publico-noticia-48011).
Que el espacio público en Lima se encuentra secuestrado es innegable. La pregunta es: si actualmente existe todo un record de espacios públicos privatizados de forma informal, ¿por qué no establecer desde el sector público una estrategia de adquisición de ciertos espacios privados en zonas estratégicas para abrirlos a la ciudadanía mediante un proceso formal y consensuado?

Si bien es cierto, el definir un borde verde en la periferia de la ciudad y sus ríos puede servir como estrategia de contención de la urbanización informal, sumada a un adecuado sistema de control de las mismas; el proceso de densificación del área más consolidada de la ciudad requiere de un esfuerzo de igual magnitud en la creación de nuevos espacios públicos, que mediante un proceso de acupuntura urbana logre tejer las porciones desconexas de la urbe y congregar a los mas diversos grupos humanos que la habitan.

Propuesta para el Parque Zonal "Todas las Sangres", San Isidro. Se aprovechan las estructuras existentes al este del terreno para colocar una serie de equipamientos comunitarios, mientras que en el otrora campo de golf se colocan un mínimo de pabellones desmontables de juego para niños, servicios y se aprovechan los senderos existentes para conectarlo. No se sobrepasa en esta operación el 30% del terreno, para que el espacio restante sirva a los ciudadanos como recreo al aire libre, un concepto que Wiley Ludeña ha denominado certeramente como "pampa urbana".

La creación de un parque zonal completamente abierto en este predio no requiere de un diseño en extremo elaborado. Es más, muchas de las actividades recreativas existentes pueden convivir con los nuevos usos manteniendo en su mayor parte la conformación original del mismo.
En cuanto a su estructura ecológica, se pueden conservar todos los árboles existentes, agregando inclusive frutales y plantando flores oriundas de nuestra región. Por otro lado, los estanques existentes pueden convertirse en parte de un sistema de recolección y tratamiento de aguas grises que conjuntamente con atrapanieblas (que aprovechan los grandes niveles de humedad invernal) sirvan para el riego de las áreas verdes, evitando desperdiciar agua potable en ello. Finalmente, el tratamiento de los residuos sólidos orgánicos a través de un biodigestor subterráneo puede brindar una base energética importante para las actividades del parque.

Vista aérea del Parque Zonal "Todas las Sangres" de San Isidro.

Un nuevo pulmón para Lima. Un nuevo espacio donde "centro" y "periferia" se vuelven uno solo, donde la clase social no determina nada, donde skaters, bikers, niños, jóvenes, ancianos, hombres, mujeres, oficinistas, estudiantes, obreros, ejecutivos, autoridades, mendigos y hasta presidentes pueden disfrutar de un picnic urbano completamente gratis y sin temor a ser expulsados por tomarse fotos o pisar el césped.